Entrenamiento de calidad en IPSC. La Pirámide de Isos

Publicado: noviembre 6, 2010 en Articulos Entrenamiento

Fuente: Revistaarmas.com, Autor:  Jorge Ballesteros, Fotos: Ivan Ballesteros

 

Evolucionar como tirador no es sencillo; quemar cajas enteras de munición en el campo de tiro no es la solución, mucho menos teniendo en cuenta la total ignorancia que existe respecto a la forma de entrenar. Aunque no se puede generalizar, ya que cada tirador debería ser estudiado individualmente para valorar en lo que está errando, podemos establecer una correlación de factores que influyen directamente, los cuales se pueden organizar de manera que el tirador sepa en qué nivel se encuentra y qué elementos debe mejorar. Para ello hablaremos de La Pirámide de ISOS, una figura dividida en varios sectores que nos mostrarán los aspectos más importantes de un entrenamiento de calidad.

Este artículo incluye 26 imágenes con sus correspondientes comentarios en la edición impresa del número 340.

La pirámide de ISOS es una representación de la progresión de un tirador a través de su entrenamiento a lo largo de su carrera deportiva, desde sus comienzos hasta su consolidación. Esta figura es un símbolo que nos permitirá materializar la teoría del entrenamiento y su valorar su importancia, de manera ponderada y cronológica. Con este artículo se pretende realizar un análisis cualitativo del entrenamiento teniendo en cuenta los principales aspectos que intervienen en él. En realidad se quiere mostrar de forma clara y explícita cual debe ser el orden que debemos de seguir para evolucionar como tiradores no siendo otro el objetivo que el de encontrar la eficiencia de nuestro entrenamiento para lograr unos mejores resultados en competición.

Un tirador de élite se diferencia del resto principalmente en su preparación técnica. La excelencia en el tiro práctico se logra a través de la precisión, rapidez y coordinación del tiro y de movimientos. Estos tres elementos son de vital importancia y son los que finalmente consolidarán nuestra posición como tiradores. En este artículo solo nos vamos a centrar en los aspectos técnicos del entrenamiento sin entrar a hablar de la psicología en competición, un tema delicado del cual podríamos hablar largo y tendido en otra ocasión. Por el momento, y como parte indispensable en la evolución de un tirador, nos centraremos en la parte técnica pudiendo dividir nuestra pirámide de entrenamiento en varios sectores: cimientos, base, primer nivel, segundo nivel y cima.

Los cimientos: Entrenamiento en seco

Muchas veces el problema viene de raíz, yo siempre digo a mis alumnos que la pirámide hay que fortalecerla desde el principio, no podemos pretender llegar a la cima sin haber fijado bien el suelo. La técnica es la clave; podemos decir que ella son los cimientos que soportarán nuestra pirámide, pero…¿Como podemos lograr disponer de una buena técnica? Pues bien, aquí entraría en juego el entrenamiento en seco, que lo podríamos definir como la “actividad práctica que se realiza de manera repetitiva con un arma para mejorar su uso y manejo sin aplicar fuego real”. Dentro del entrenamiento en seco hay multitud de aspectos técnicos que un tirador debería dominar, entre ellos el desenfunde, toma de miras, control de disparador, el encare, cambios de cargador, utilización de la mano fuerte y mano débil, llegadas, tiro en movimiento, posiciones forzadas de tiro (tumbado, rodillas, tras parapeto), etc. El hecho de realizar todas estas actividades dentro de nuestro entrenamiento no implica necesariamente hacerlo de forma correcta. De hecho, existe un gran riesgo de contraer vicios que nos llevan a perfeccionar errores, lo cual a la larga es perjudicial, ya que los vicios mal adquiridos son muy difíciles de llegar corregir a posteriori. Por poner un ejemplo: escoltas, policías y militares a los que se les instruyó en los años 80 en la posición weaver hoy son incapaces de disparar en isosceles de manera natural, lo cual es un gran handicap. Por eso es tan importante realizar cada uno de estos aspectos del entrenamiento en seco de forma correcta. Existen a la venta videos didácticos o cursos de entrenamiento como los que nosotros impartimos desde hace varios años, que nos ayudaran a saber qué y cómo debemos entrenar para mejorar, además de corregir esos pequeños errores que muchas veces somos incapaces de ver por nosotros mismos.

Dentro del entrenamiento en seco, uno de los aspectos más importantes es el desenfunde. La gente está muy equivocada al no darle importancia, muchos creen que el desenfunde se limita al simple acto de extraer el arma de la funda, y que entrenar para intentar ganar 0,5 segundos en el primer disparo no merece la pena. Sin embargo, el quid de la cuestión no está ahí, el desenfunde se practica para mejorar el encare y la adquisición de las miras, lo que es importantísimo, ya que cada vez que disparamos a un blanco, lo estamos encarando; sólo hay que imaginarse la cantidad de posiciones que puede disponer cualquier ejercicio. Yo personalmente dedico un 80% de mi entrenamiento en seco a desenfundar y encarar desde diferentes posiciones, lo que me aporta rapidez en el desenfunde y a la vez una rápida adquisición de las miras.

Por mucho que evolucionemos como tiradores no debemos olvidar seguir alimentando los cimientos de nuestra pirámide, hay que tener en cuenta que de nada servirá dominar el resto de factores si no continuamos entrenando los diferentes ejercicios.

El entrenamiento en seco debe ser “la biblia” del tirador. Mediante su práctica se puede llegar a unos niveles técnicos muy altos. Es una práctica que podemos hacer de manera habitual, no es necesario ir al campo de tiro para realizarla, solo es necesario disponer de 15 o 20 minutos al día para ponerse el cinturón, colocar el arma en la funda y trabajar en casa.

Al igual que en el terreno deportivo, a nivel institucional se debería hacer mas incapié en instaurar este tipo de entrenamiento entre nuestros agentes. A parte de reducir costes y practicar el manejo seguro del arma, se aumentarían las horas de entrenamiento logrando así profesionales más preparados. El trabajo en seco ayuda asimilar conceptos, la falta de costumbre y habitualidad en el manejo del arma pueden suponer un riesgo real para el profesional y para el resto de ciudadanos.

La base: La Precisión

Todos sabemos que los tres pilares del tiro práctico son DVC “Diligencia Vis Celeritas” o “Precisión, Velocidad y Potencia”. Pues bien, la base de nuestra pirámide será la precisión, un aspecto importantísimo de nuestro entrenamiento que solo podremos ejercitarlo en el campo de tiro. Sin embargo, no hay que olvidar que hay factores que influyen sobre la precisión y que deberemos entrenar en seco como por ejemplo el empuñamiento, la posición o el control de disparador.

Uno de los errores más comunes que cometemos a la hora de disparar es el gatillazo, enfatizándose más en armas de producción DA/SA debido a la diferencia de presión que debemos ejercer sobre el disparador entre el primer disparo y el resto. No hay que anticiparse, debemos esperar a que el gatillo realice todo el recorrido y que sea éste el que “nos sorprenda”. A diferencia de la simple, hay que entrenar la doble acción de manera que empecemos a apuntar a mitad del recorrido del gatillo, de esta manera reduciremos el arrastre y será más fácil de controlar el disparo.

El retroceso es algo que afecta notablemente a la precisión, en tiro práctico se requieren dos disparos por blanco, y para la mayoría de los tiradores el tiro difícil suele ser el segundo. El control del retroceso es una tarea de campo, debemos buscar que la recuperación de nuestras miras sea lineal de arriba hacia abajo de manera que podamos ver de forma clara como el punto de mira vuelve a su posición inicial sin tener que volver a buscarlo. En esta tarea también intervienen dos de los factores de los que hablamos antes, empuñamiento y posición así como la tonificación muscular del tren superior.

El empuñamiento debe ser sólido pero no extremo, apretando el arma equitativamente ambas manos e intentando empuñar lo más alto posible y haciendo que la mano débil abrace a la mano fuerte. Nuestros dedos pulgares no deben solaparse, deben superponerse uno encima del otro.

Utilizando miras abiertas, recomiendo estirar totalmente los brazos sin llegar bloquearlos para una más rápida y controlada recuperación de las miras. En Open, sin embargo, la mira es óptica y suele quedar algo por encima de una mira standard, por lo tanto la referencia cambia y hace variar la posición, por eso yo personalmente suelo encoger algo más los brazos. Por otro lado, debido al menor retroceso, este tipo de armas nos permiten tomar una posición más liviana y dinámica.

Ejercicios: Desenfunde 2 disparos/blanco. Blanco a 15 mts (5 repeticiones), blanco a 25 mts (5 repeticiones), blanco con N/S a 10 metros (5 repeticiones).

Primer nivel: La velocidad

La velocidad es una cualidad física importante en la práctica de cualquier deporte. La rapidez de un movimiento en las actividades deportivas es primordial, ya que su efectividad depende en gran medida de la velocidad con que se ejecute. Es la cualidad física que permite realizar acciones motrices en el menor tiempo posible. En esta modalidad podemos distinguir distintas clases de velocidad: Velocidad de reacción, velocidad de movimiento y velocidad de disparo.

Hace poco escribí un pequeño artículo en mi blog en el que hacía referencia a la velocidad de reacción, en esta ocasión no es mi intención extenderme demasiado y hablaré de forma breve cómo podemos mejorar nuestra velocidad en general.

La velocidad es otro pilar básico del tiro práctico, y es que de nada sirve hacer muchas “A´s” si no logramos obtener un buen tiempo. Por ello deberemos entrenar nuestra velocidad de manera que mejoremos la rapidez en nuestros movimientos, tiro y reacción.

Los desplazamientos en tiro práctico suelen ser cortos, normalmente entre 2 y 7 metros, por tanto nuestro entrenamiento se debe centrar en ejercitar nuestra musculación para adecuarla a este tipo de movimientos. Debemos realizar ejercicios anaeróbicos para aumentar las fibras rápidas de nuestros músculos como por ejemplo correr a máxima velocidad series cortas entre 30 y 60 metros, de 3 a 7 repeticiones con recuperación total. En el campo de tiro podemos realizar desplazamientos entre posiciones a máxima velocidad realizando dos disparos a un blanco en la posición final.

La reacción la podemos ejercitar con salidas desde distintas posiciones, entrenar la rapidez en el desenfunde con el timer es una buena forma de mejorar la reacción ya que acostumbramos a nuestro cerebro a responder a un estímulo inmediatamente.

La velocidad de disparo la podemos mejorar con la práctica, dos son los campos en los que podemos trabajar: las transiciones entre blancos y el Split del doublé-tap. Las primeras se pueden entrenar en seco realizando cambios de dirección en las cuatro coordenadas, siempre debemos intentar ganar velocidad en ellas cambiando lo más rápido posible pero debemos suavizar la llegada al siguiente blanco ya que si somos demasiado bruscos la inercia nos hará arrastrar el disparo y por tanto errarlo. El Split del doublé-tap es el tiempo entre los dos disparos que requiere cada blanco. Éste lo podemos igualmente entrenar en seco, aunque será más difícil poder valorar su resultado si no practicamos suficientemente con fuego real. Además, aquí entra en juego el control del retroceso, la dificultad estriba en saber combinar estos dos factores de manera que logremos obtener al mismo tiempo rapidez y buen control del arma.

Ejercicios: Desenfunde 2 disparos/blanco. 2 blancos a 25 y a 5 mts (2 repeticiones, lejos/cerca- cerca/lejos), 2 blancos a 10 metros con N/S en un angulo de 45º (2 repeticiones, izquierda/derecha-derecha/izquierda).

Segundo nivel: La coordinación

Este aspecto del tiro es muy poco conocido entre los tiradores, quizás porque son muy pocos los capaces de coordinar sus movimientos de forma adecuada. La coordinación motora es la capacidad de contraer grupos musculares diferentes de forma independiente y ordenada. Es en definitiva la habilidad para sincronizar nuestros movimientos de forma que se adecuen a nuestros deseos. La coordinación motora es una cualidad multifactorial, por lo que sus componentes son variados, en ella intervienen: fuerza, equilibrio, agilidad, flexibilidad, control y concentración.

Son cuatro las características básicas de la coordinación motora:

1. Precisión de movimientos

2. Economía de movimientos

3. Fluidez de movimientos

4. Elasticidad de movimientos

En realidad la coordinación es un medio, no un fin.

Nuestro objetivo es lograr resolver el ejercicio en el menor tiempo posible, para ello es de gran ayuda saber coordinar nuestros movimientos eficientemente. La coordinación debe ser entrenada en seco. Hay que tener en cuenta que cuando disparamos, ocupamos la mayor parte de nuestra mente en apuntar y nos olvidamos de posicionarnos correctamente. El juego de pies es fundamental, una mala llegada o un paso extra nos hace perder décimas que luego se ven reflejadas en el tiempo final.

Hay que ser capaz de planificar nuestros movimientos y luego plasmarlos en la resolución del stage. En seco podemos entrenar muchos de ellos, hay algunos movimientos básicos, como desenfundar mientras damos un paso lateral o frontal, que se pueden complicar echándole un poco de imaginación, podemos poner infinidad de ejemplos: dos pasos izquierda-blanco, paso atrás-dos blancos, tres pasos-agacharse blanco, llegada pie contrario blanco a derecha….etc. En distancias cortas entre 1 y 3 metros debemos calcular nuestros pasos, debiendo saber qué pie es el que sale y cual el que llega. Es muy importante agacharse mientras nos movemos ya que nos dará mayor estabilidad y longitud en los desplazamientos.

Un ejercicio que nos ayudará a obtener una mejor coordinación motora es el “Step”, la cual se practica en muchos gimnasios de España. Tambien podemos buscar otras alternativas como el baile moderno.

Tercer nivel o Cima: La integración

Forjarnos como tiradores no es sencillo como se puede comprobar, llegar a dominar cada uno de los niveles de nuestro entrenamiento es cada vez más complejo y requiere de una mayor dedicación y esfuerzo. Los niveles deben ser entrenados por separado y de forma escalonada. No podemos subir de nivel hasta que no dominemos aquel en el que nos encontremos.

Para llegar a este tercer nivel, debemos darnos cuenta que todo lo que hemos aprendido anteriormente debe estar interiorizado, dicho de otro modo, no tenemos que pensar en el acto que estemos ejecutando, debe salir de nosotros de forma natural. Yo siempre pongo como ejemplo la conducción, en ella realizamos multiples tareas (pisar embrague, meter marcha, pisar acelerador, girar volante, mirar retrovisor, freno,etc…) sin ser conscientes de ello.

El tercer nivel refleja nuestra consolidación como tiradores. En ella se combinan todos los aspectos del entrenamiento que forman nuestra pirámide (precisión, velocidad y coordinación) Llegado este punto, debemos ser capaces de realizar un desenfunde rápido disparando de forma precisa y con una buena cadencia a un blanco situado a 20 metros, reaccionar rápidamente en la salida y desplazarnos con velocidad hasta una segunda posición en la que controlemos cual es el pie que frena y el pie que estabiliza para seguidamente volver a realizar con velocidad y precisión otros dos disparos en un blanco final. Esto solo es un ejemplo de lo que debemos ser capaces de hacer llegado este momento.

Cada vez que vayamos al campo de tiro y teniendo en cuenta cual es nuestro nivel, debemos tener en mente aquello que queremos entrenar. Si por ejemplo, estamos entrenando ejercicios específicos de precisión, no debemos mezclarlo con desplazamientos. Realizar repeticiones de un mismo ejercicio con pocos disparos ayuda a consolidar conceptos y de paso ahorrar munición.

Es muy importante no precipitarnos y no pasar de nivel hasta que realmente nos sintamos capaces de hacerlo. Completar un nivel no solo implica hacerlo bien en el entrenamiento, también es importante hacerlo bien en competición. Es cierto que muchas veces en los campeonatos se nos presentan situaciones que aún no hemos podido entrenar, llegado el caso, hay que intentar centrarse en lo que sabemos hacer, y lo que no, ya tendremos tiempo de entrenarlo. No debemos caer en el error de echar por tierra un ejercicio por el simple hecho no saber aplicar una técnica concreta.

En este deporte no suele haber demasiadas sorpresas, tanto a nivel nacional como a nivel internacional siempre son los mismos los que suelen copar los puestos de cabeza. La suerte es un factor casi inexistente, teniendo en cuenta la cantidad de aspectos técnicos que es necesario dominar.

Conclusión final

En nuestra práctica siempre hay determinados ejercicios en los que fallamos o sentimos cierta inseguridad. Es importante hacer hincapié en ellos y no obviarlos, debemos dejar la diversión en un segundo plano, buscar que nuestro entrenamiento sea fructífero y llegar a conclusiones que nos ayuden a seguir evolucionando.

Para terminar me gustaría decir que la perfección no existe pero su búsqueda es lo que nos hace ser mejores.

Suerte y Salu2. Cursos de tiro: http://www.jorgeballesteros.net

About these ads
comentarios
  1. Eduardo J. Garcia Milla dice:

    Muchas gracias por compartir tus conocimientos y representar a nuestro pais con orgullo, enhorabuena por tus exitos. Sigue así. tu nos motivas.

    Un saludo desde Oviedo

  2. Félix Tanco Sánchez dice:

    Felicidades por el articulo, demuestra que además de tener el conocimiento lo sabes transmitir a los demás. Supongo que tendras mucho más que dar…………..¿para cuándo el libro?.
    Sería todo un orgullo, poder decir que uno de los pocos libros editados sobre esta modalidad deportiva, se ha escrito en español.
    Aquí tienes a tu primer lector.

  3. Santiago Canevaro dice:

    Encontrar publicado un artículo de entrenamiento en nuestro deporte de esta calidad tanto en su contenido como en su estilo, es inusual. Sin duda nos sirve a aquellos que lo amamos y tratamos de aprender siempre sin perder de vista la diversión que nos brinda y los amigos que cosechamos. Felicitaciones sinceras para ti !!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s